Posteado por: sebarodriguez | 27 septiembre, 2007

En un partido de Libertadores, Boca se despide de la Sudamericana

Boca no fue inferior. Lo marca el resultado: 2-2. El dolor es de un Superclásico perdido. Veníamos de 9 series ganadas vs. brasileños. Por eso se tomó el partido como un clásico, y debido al bajón de River, ahora creo que nuestro archirival debería ser el Sao Paulo. De los 180 minutos de la serie, me atrevo a decir que el Xeneize dominó en 100 minutos y no sé si me quedo corto.

El partido empezó parejo, Sao Paulo manejaba muy bien los cambios de frente, Dagoberto contra Ibarra era el duelo de la noche. En el medio, Maidana y Paletta estaban firmes, salvo en dos mano a mano, casi no tenían sosobra. En el medio, Battaglia controlaba todo, él mandaba, él cortaba y distribuía, un león. Los acompañaban Ledesma (que estuvo lento e impreciso) y Dátolo, que corrió muchísimo. Gracián no apareció en ningún momento, no fue en lace con el medio y los atacantes, y ni tampoco fue el conductor que tiene la pelota y hace correr el tiempo. Palermo dejó todo, como siempre, pero estuvo muy solo. Boselli no estuvo a la altura, pero no jugó en su puesto habitual. Se extrañó mucho a Palacio.

En el primer tiempo, Gracián tuvo una chance clara de gol que desperdició queriendo colocarla de emboquillada por encima de Rogerio. Ledesma tuvo un mano a mano pero llegó incomodo a la situación y no pudo concretar.

Sao Paulo empujaba, pero solo Dagoberto inquietaba. En una jugada por la derecha, le tiró un caño terrible a Ibarra y la jugada no terminó en gol de casualidad. Y eso fue todo en la primera etapa.

En el segundo tiempo, Maidana (por Krupoviesa) salió por una molestia y la defensa perdió solidez. En el local entró Aloísio y le solucionó todos los problemas de ataque. Este delantero inquietó, molestó, metió y marcó. Marcó el 1-0. En una jugada donde el equipo argentino estaba volcado al ataque, Rogerio lanza un pelotazo de 60 metros en la cabeza de Aloísio, éste la baja para Dagoberto que intenta la devolución con el delantero, y en un rebote, la para de pecho y a cobrar.

El partido se inclinaría hacia el arco de Rogerio, y Boca, para ser más punzante, colocó a Bueno por Gracián. No alcanzó, algún rebote, algún cabezazo, pero el gol de visitante marcaba la diferencia que no había existido en los 180 minutos. Sao Paulo hacía tiempo, tardaba en todo y Boca no supo como entrartle. También influyó el cansancio.

En Brasil indican que el Superclásico salió empatado. Toda una imagen de la serie entre los dos más grandes de América. Ahora queda el Apertura, el clásico barrial con River y el Munidal de Clubes.

LOS MEJORES: CARANTA, PALETTA & BATTAGLIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: